En agosto nuestras oficinas estarán cerradas. | Se atenderán consultas a través del formulario o del correo electrónico. | Los asuntos urgentes con cita previa.

Cláusulas Suelo

Cláusulas Suelo
Puede que haya escuchado hablar mucho sobre las cláusulas “suelo. Y es probable que usted sea perjudicado por una de estas cláusulas ilegales en su contrato de crédito hipotecario y haya sufrido un perjuicio sin conocerlo. Tiene derecho a reclamar su compensación dineraria.

¿Qué es una cláusula “suelo”?
Las clausulas suelos fueron muy utilizadas en las escrituras y contratos de préstamo hipotecario, en virtud de la cual las entidades bancarias prestamistas ponían límites a la reducción de los intereses variables. Cuando un banco presta una cuantía de dinero para comprar una casa, éste pacta unos intereses que deben ser abonados por el cliente prestatario hipotecante. Pero, en vez de que estos sean intereses fijos estos suelen ser pactados de una forma variable. Por tanto existen variaciones u oscilaciones en los intereses a pagar en cada pago de amortización del crédito.

Un tipo de interés variable muy usado es el EURIBOR. Los bancos pactaban que el interés a pagar dependería de éste índice de referencia y al que suma un diferencial (por ejemplo, EURIBOR más 1%). Las cláusulas suelo impiden al consumidor beneficiarse de las bajadas del EURIBOR. De esta manera, si se pacta una clausula suelo, se pacta un límite sobre el cual no se podrá bajar más independientemente del valor del EURIBOR, porque la entidad bancaria no permite que se paguen intereses por debajo del porcentaje pactado en esta cláusula ilegal. Estas cláusulas se incorporaban a la escritura de préstamo hipotecario sin el consentimiento de los consumidores, en las denominadas condiciones generales. En el año 2008 los consumidores empezaron a darse cuenta que con el desplome del EURIBOR (que actualmente está en mínimo histórico al 0,01%), no salían beneficiados, porque no pagaban acorde a este índice de referencia sino acorde a la cláusula que establecía el límite mínimo.

Por regla general hay una limitación o cláusula suelo del 3,5%, dicho lo cual nunca se podrá pagar por debajo de este porcentaje. A modo de ejemplo, para ver la magnitud de la misma, en una hipoteca media de 150.000€ a 25 años, esta cláusula ha supuesto un beneficio de las entidades bancarias de 2.500€ anuales, cuantía que no se hubieran abonado en concepto de intereses si esta cláusula no existiera.
Se planteó la legalidad de estas cláusulas que beneficiaban sin duda y en exclusiva a las entidades bancarias. Este asunto ha sido muy discutido por contravenir normativa relativa de derecho de los consumidores. No obstante, el debate fue resuelto en fecha 9 de mayo de 2013 cuando se dicta la primera sentencia del Tribunal Supremo en el que se declaraba la nulidad de las cláusulas suelo por falta de información a los consumidores. La nulidad de la cláusula implicaba su ilegalidad y su necesidad de desaparecer del contrato. Esto implicaba la devolución de todo lo pagado de más (la diferencia entre EURIBOR y el porcentaje pactado como suelo) para aquellos que tuvieran una clausula suelo en su contrato de préstamo hipotecario.

Sin embargo, esta sentencia pionera no fue suficiente ya que impuso una limitación temporal a la devolución de las cantidades indebidamente abonadas a las entidades bancarias, lo que comúnmente se conoce como irretroactividad de las cláusulas suelo.

¿Cómo ha afectado que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya revocado la decisión del TS?
La sentencia de nuestro TS fue muy controvertida ya que no se ajusta a la legalidad vigente al establecer una limitación temporal inexistente en nuestro ordenamiento jurídico. De conformidad con la sentencia la cláusula suelo era lícita en tanto en cuanto hubiese sido debidamente informada al consumidor, supuesto que en la práctica nunca se cumplió, y es por esta razón por la que se declaran en el 99% de los asuntos ilegal la cláusula, sin embargo, en cuanto al pronunciamiento económico sobre la devolución de las cantidades abonadas en concepto de aplicación de esta cláusula puso una limitación temporal, es decir, sólo se podían reclamar los importes abonados desde 2013 hasta la fecha de la reclamación.

Obviamente limitar los efectos de la nulidad iba en contra del derecho de los consumidores ya que si la cláusula es nula ha lugar a la devolución íntegra de los importes abonados. Es por ello que ante la disconformidad de esta sentencia del Tribunal Supremo la cuestión fue elevada ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea quien recientemente mediante Sentencia de 21 de diciembre de 2016 ha declarado improcedente la limitación temporal establecida por el Alto tribunal Español obligando a los bancos a devolver el importe íntegro desde el año 2008 hasta la fecha de la reclamación junto con los intereses legales.

No es baladí que ha tenido que ser el Tribunal de Justicia de la Unión Europea quien ha fallado a favor de los consumidores reparando los perjuicios económicos ocasionados por estas cláusulas abusivas, ya que el Alto tribunal español optó por una solución intermedia que no daba soluciones a los consumidores perjudicados.

Las asociaciones bancarias han valorado el perjuicio de esta sentencia entorno a los 4.000-7.000 millones de euros.
Sí, han leído bien, estas cláusulas ilegales habían reportado este enorme beneficio a las entidades bancarias, cantidades obtenidas en perjuicio de los legítimos intereses de los consumidores y los clientes que tenían un préstamo hipotecario con este tipo de cláusula.

¿Cómo proceder?
Si usted tiene o ha tenido un crédito hipotecario, y no está seguro de si este contiene o no una cláusula suelo, no dude en contactar con este despacho para el estudio de su préstamo hipotecario. La práctica habitual en la inclusión de este tipo de cláusulas en los créditos hipotecarios por la gran mayoría de entidades bancarias hace que sea más que probable que haya sido víctima de una de ellas, produciéndole un pago periódico de más. Usted tiene el derecho a reclamar por estas cuantías frente a la entidad bancaria.

En este despacho le asesoraremos gratuitamente sobre las forma de proceder e impugnar en sede extrajudicial y judicial las cláusulas suelo para que haga valer sus legítimos derechos obteniendo la devolución íntegra más los intereses legales de los importes indebidamente abonados.
Nuestro objetivo es el mismo que el suyo: recuperar el dinero indebidamente abonado eliminando la cláusula suelo de su préstamo hipotecario.

Si usted gana nosotros ganamos.
Fdo. Jesús Gómez Luna.
Abogado especialista en contratos bancarios.

Safe Creative #1604180229184

AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información