SEPARACIÓN LEGAL ¿EN QUÉ SE DIFERENCIA DEL DIVORCIO?

Seguramente haya oído hablar de las palabras divorcio y separación legal. Pero ¿sabe para qué sirven y qué diferencias tienen? Para contestar a esta duda vamos a exponer las características de las dos figuras.

Un divorcio es un proceso con el que se pone fin al vínculo matrimonial. Este deja de existir, y si las dos personas se reconcilian en un momento posterior tendrán que volver a casarse para que tenga efectos legales. También se disuelve el régimen económico, esto es, se procederá al reparto de bienes según el régimen en que estuvieran casados: gananciales o separación de bienes.

Por otro lado, la separación legal no supone la ruptura definitiva del vínculo conyugal. Lo que implica es una presunción en el cese de la convivencia (es decir, que las dos personas ya no viven juntas) pero no se disuelve el matrimonio. Esto hace que si la pareja se reconcilia más adelante, no será necesario volver a casarse.
Queremos aclarar que para que una separación tenga efectos legales hay que comunicarlo ante el Juez. Si no se hace, sólo existirá una separación de hecho, pero la situación legal de los cónyuges seguirá constando como la misma.

Por estos motivos se plantea la separación judicial como una forma de resolver las crisis de pareja.

Si está pensando en separarse legalmente y necesita asesoramiento no dude en contactar con nosotros. Si lo que necesite es más información sobre el tema antes de tomar una decisión, también podremos ayudarle.

Nuestro Despacho en Fuengirola está especializado en diversos temas, entre los que se incluyen el Derecho de familia. Los clientes que han acudido a nosotros se muestran satisfechos con nuestro trabajo, por lo que contamos con una buena reputación.
Si necesita contactar sólo tiene que llamarnos por teléfono o enviarnos un email a través de nuestra web.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE